LAS DROGAS ME ROBARON LAS SENSACIONES

LAS DROGAS ME ROBARON LAS SENSACIONES

Y LAS ALEGRIAS QUE A FIN DE CUENTAS, SON LA

UNICA RAZON PARA VIVIR”

Mi nombre es Javier me gustaría relatar mi vivencia en el mundo de las drogas, pudiendo hablar ahora desde fuera de ellas y de una manera objetiva.
Yo empecé a tomar alcohol cuando tenia 13 años, no era consciente del riesgo que corría, “solo quería divertirme”
Empecé bebiendo alcohol los fines de semana, con los amigos: cerveza, whisky, cada vez era más grande la cantidad que bebía.
Cuando cumplí los 14 años empecé a fumar porros, “pillábamos costo” entre varios amigos, nos lo fumábamos en el parque o en el campo de unos de ellos, yo pensaba que fumar porros me hacia molar mas, me sentía importante y más mayor.
Yo por esa época jugaba al fútbol y los efectos del alcohol y el hachis aun no me impedían seguir jugando, los excesos solo eran los fines de semana.
Seguí coqueteando con el mundo de las drogas sin darme cuenta que cada día estaba más inmerso, con 16 años probé mi primera raya de cocaína, eran las fiestas de mi pueblo.
No imaginaba que ese día cambiaria mi vida.
Ya había cruzado otra barrera y a partir de entonces da igual como se llamara la sustancia LSD, SPEED, todo lo que estaba de moda en el ambiente nocturno y de discoteca, por aquel entonces y fumaba porros todos los días, era un elemento primordial en mi vida, no podía pasar un día sin fumarlos.
A los 18 años me fui a Ibiza, ya que me ficho el equipo de allí, entonces el problema se agravó bastante mas, mi consumo de cocaína se disparo, llegaba incluso a perder el conocimiento por los excesos.
Por todo esto los directivos del equipo no me renovaron el contrato, volví a mi pueblo, antes de cumplir los 20 abandone la practica del fútbol.
Comencé a robar, cada vez necesitaba mas cantidad de droga y a la vez mas dinero, incluso robaba en mi propia casa, mi familia estaba realmente destrozada.
Los siguientes cuatro años fueron un infierno, ya era consciente de que tenia un problema, empecé mi recorrido por médicos y psicólogos siempre con el apoyo de mi familia, tome todo tipo de tratamientos y pastillas raras, solo conseguía engancharme también a esos fármacos sin dejar mi adicción inicial.
Un día salí de casa y no volví hasta pasados tres días y mi familia me dio unos fármacos que me dejaron dormido, al despertar mis padres ya tenían todo preparado y me encontré en un centro de rehabilitación en un pueblecito llamado Los Molinos, en plena sierra de Madrid, el teléfono es 902 999 912.
De esto ya hace tiempo, termine mi terapia, y os aseguro que no solo no tomo drogas es que soy un chaval feliz, que tiene un equipo de fútbol sala y no necesita drogas para relacionarse con la gente, con una familia encantadora y los que debo la vida.
Si alguien al leer estas vivencias y detectar ir por el mismo camino, no esperes llegar al final de el, oyo conseguí ganar la batalla a las drogas y vivo para contarlo, pienso que soy afortunado.

JAVIER SAMPER

REACCIONÉ A TIEMPO Y ESTOY VIVA

Escribo estas letras por que estoy segura de animar a muchas personas a seguir

luchando contra un enemigo llamado droga

REACCIONÉ A TIEMPO Y ESTOY VIVA

Mi nombre es Susana, tengo 30 años, estoy casada y tengo una niña que es lo mas

maravilloso del mundo.

En mi vida hay un antes y un después, como en la de casi todo el mundo, el mío es; antes de mi ingreso en Narconon Los Molinos y después.

Antes vivía (por decir algo) en la miseria, enganchada a la heroína, arruinada, sin  ningún porvenir.

Pasaban los días y todos eran iguales, pero cada vez mas oscuros.

Ingrese en Los Molinos en el año 1995, allí me enseñaron a vivir sin sustitutos, aprendí lo bonita que es la vida sin esconderse de ella y afrontando todos y cada uno de los problemas con entereza ; pase 6 meses duros pero intensos, es curioso pero apenas tengo detalles de los 4 años que viví en drogas ; sin embargo los 6 meses de programa de rehabilitación y los 7 años siguientes los recuerdo al detalle y tan felices.

Animo a todos aquellos que estén quitándose la vida con cualquier sustancia a volver a luchar y a vivir. El afrontar la vida es muy duro  pero muy bonito, este es el numero de teléfono que a mi me salvo la vida 91 855 03 86  márcalo y deja que de lo demás se ocupen los especialistas.

Le doy las gracias al centro y a todos sus especialistas por guiarme hasta donde ahora estoy.

Vivo felizmente casada con mi trabajo de administrativa y una preciosidad de niña.

Pero sobre todo soy feliz.

MUCHAS GRACIA  SUSANA . E . H

HISTORIA DE EXITO DE MIGUEL

HISTORIA DE ÉXITO DE MIGUEL .

Cuando llegué al centro Narconon era una persona sin esperanzas, estaba pensando en suicidarme y de hecho, mi vida durante el último año y medio en que había vuelto a caer en drogas había sido un suicidio, me dedicaba a llevar a gente al poblado y a trapichear con todo lo que podía para sacar para estar drogándome todo el día. Mi vida eran problemas constantes, con la gente que llevaba al poblado, con la policía, con los gitanos, etc. Todo eso fue cambiando durante mi programa en Narconon, al principio me libre de mi dependencia física a las drogas, pero ese era el menor de mis problemas, ya que mi cambio fundamental fue a mis dos o tres meses de programa, cuando fui elevando mi tono vital, mis ganas de vivir, de empezar cosas nuevas en la vida, elevar mi nivel de ética y de responsabilidad, para comprender de verdad todo lo que había hecho mal en la vida y porque había llegado a la situación en la que me encontré, y lo que es mas importante, como manejar mi vida para que esto no se repitiera nunca mas, porque ahora se que no se va a repetir.

He cambiado mi vida y ahora soy capaz de manejar los problemas normales que me surgen y sobre todo ahora soy capaz de ser feliz.

¡Muchas gracias Narconon!

Miguel .

EL INFIERNO DE LAS DROGAS

EL INFIERNO DE LAS DROGAS

Mi nombre es Juan Antonio, soy una persona que ha logrado salir del infierno de

las drogas, por suerte no el único, me gustaría que mi experiencia sirviese para ayudar

a otras personas que siguen atrapadas en ese mundo, les pediría que luchen para volver

a vivir y que no pierdan la esperanza tanto ellos como sus familias.

Empecé a tontear con las drogas muy joven, con 13 años, al principio me resultaban divertidas, me hacían sentir bien, seguro de mi mismo, no tarde mucho tiempo en empezar a subir escalones, probando todo tipo de drogas, “cuantas más mejor”, llego un momento que nunca estaba satisfecho.

Me metí en todo tipo de problemas a nivel personal, familiar, de justicia y de trabajo,

todo empezó a ir fatal en cualquier área de mi vida, ya nada me llenaba , mas que los

ratos de colocon tomando drogas, no sabia ni divertirme ni vivir sin ellas, CASI PIERDO LA VIDA en varias ocasiones.

Con mi familia intentaba disimular lo in disimulable, nunca lo quería reconocer, me veía controlando y no creía ser un adicto.

Llego un punto en que no solo tuve que reconocerlo si no lo más duro fue pedir ayuda después de intentar dejarlo yo solo con varios tratamientos “milagrosos”, me aislé,

acudí al doctor tal y al doctor pascual que me prometían curas en 15 días, llegué a aislarme en un pantano, pero todos los resultados eran negativos estaba cada vez peor,

era llegar a casa y continuar con la rutina y con la agonía lenta.

Era una persona con un grado de confianza tan baja, Ya llevaba 15 años de mi vida consumiendo y la esperanza era tan poca, después de tantos fracasos pensé que no había salida; ingrese en un centro en la sierra de Madrid  en unos meses me enseñaron que el verdadero problema no es la droga si no por que se toma, aprendí a solucionar mis problemas no a esconderme de ellos, no fue fácil, pero sin esta ayuda hoy estoy convencido de que no lo habría logrado, pues había creado otra personalidad que no era yo realmente.

Hoy hace 4 años de esto y puedo contarlo como una anécdota, nunca dejare de estar agradecido al personal de ese gran centro Los Molinos y a todos sus especialistas,

si alguien se encontrara en un problema similar marcar el 91 855 3515  a mi me salvaron la vida.

Ahora soy un muchacho de 36 años, feliz y capaz de seguir viviendo.

Gracias Juan Antonio

Las Drogas

Hola me llamo Fernando Ramos Mora y tengo 39 años, soy “cocainómano” desde los 18 años mi vida estaba hundida, me he separado, casi me he arruinado, me afectaban todos los juegos y vicios de la calle.

Cuando llegue aquí, a Narconon los Molinos, no pensaba que mi vida podría dar un cambio. Me dijeron que yo me curaría sin tomar ni una pastilla, y pensé que estaban locos.

Pasaron los días y fui recuperando la estima, no me acordaba de la “coca” y me parecía raro, tan solo, iba a un curso y me sentaba en una silla y hacia una serie de ejercicios pero todo funcionaba, luego pasé a una sauna donde sudé hasta la última partícula de droga que había en mi cuerpo, y de aquí a otro paso más, y luego otro y por fin llego mi día, el día que sentí que ya no era “cocainómano” ya no dependía de una sustancia había salido del pozo más profundo sin enterarme, había recuperado mi vida y la de mi familia porque las drogas no solo nos joden la vida a uno mismo, sino que lo hacen con todos los que nos rodean y más queremos. Hoy soy un hombre y un padre feliz.

Fernando Ramos Mora

EL POZO DE LAS DROGAS

EL POZO DE LAS DROGAS

Soy un muchacho de 27 años, y me dirijo a todos los jóvenes  para enviaros un mensaje de como es el mundo de las drogas.

Hay que quitarse de la cabeza que las drogas son para divertirse, eso ocurre al principio, pero con el paso del tiempo esa diversión se convierte en amargura tristeza y un caos total en el que arrastrar nuestras vidas y la de todos los que nos rodean.

 

Empezamos a beber en exceso y nos juntamos con gente que    no nos conviene, porque sus acciones evidencian que son peligrosas y poco éticas. Después de eso, uno cae en el pozo oscuro y negro del mundo de la droga y llega un momento en el que ya hemos echado a perder nuestras vidas, no tenemos ilusión por vivir y para nosotros no existe ya nada mas que la droga. Llegados a este punto no apreciamos nada de lo que tenemos alrededor. Por eso quiero pediros que cuando veáis que os estáis  metiendo en este mundo desastroso, aunque sea simplemente por tener tentaciones de consumir drogas, habléis con vuestros padres y pidáis información y ayuda , mis padres llamaron al 91 855 03 86  y al día siguiente  ya estaba ingresado en Los Molinos.

 

Asimismo ,quiero pedir mis mas sinceras disculpas a mi padre , madre ,tíos, primos, suegra, cuñadas ,mujer, e, hija, que han tenido que sufrir las consecuencias de mi dependencia a esta basura y a los cuales todavía tengo a mi lado .Os quiero mucho a todos y os agradezco vuestro apoyo.

Los artífices de que hoy este bien y sea una persona nueva ,con ilusión por vivir, honrado y seguro de mi mismo, son el equipo de profesionales de NARCONON LOS MOLINOS, de Madrid, que con sus técnicas salvan vidas y devuelven la ilusión a las personas que por culpa de las drogas, la han perdido. Un abrazo muy fuerte a todas ellas.

 

 

Un saludo

José Vicente

Hola Chavales

            Los Molinos, 24 de marzo de 2006

¡Hola Chavales!

Quiero que sepáis que yo era de los “mejores” en el colegio. Hacía mejor que nadie las pellas, sabía pegar una trola mejor que nadie. Copiaba en los exámenes como ninguno y, por supuesto, era el tío indicado para conseguir cualquier tipo de droga.

Era el “mejor”. No había fiesta que no acudiera, que no probara un porrito o dos. Siempre dispuesto a ser el que más bebía y más probaba drogas nuevas.

Todo esto, ahora que lo veo desde mi centro de rehabilitación, me ha hecho ver lo poco que he aprovechado el tiempo. Que me he dejado llevar por ideas poco claras, porque aunque no os lo creáis, en cuanto pruebas las drogas e insistas con ellas es que no tienes claras las cosas. No eres más guay por meterte más droga. El que verdaderamente rompe la pana es el que sabe decir NO, el que se mantiene fuera de ellas y sabe aconsejar a sus amigos que no lo hagan.

Realmente yo me he tenido que dar cuenta cuando ya era tarde; y no pasó mucho tiempo desde cuando empecé, a cuando me vi atrapado.

Dedicar vuestro tiempo a hacer cosas chachis. El deporte y los estudios, algo que os aburre porque es la rutina de todos los días, no veáis como se hecha en falta cuando ha pasado tu momento y lo has desperdiciado, nada más que pensando en el fin de semana, o en la hora de la salida para ir al parque o a los recreativos a tomarse la litrona o los putos porros. Que os digan lo que quieran, pero eso no es ser el mejor; eso es una mierda.

Antonio