POR TI

“POR TI”

Quiero Con mi testimonio ayudaros a entender y comprender, como yo lo he hecho, el infierno en el que se vive sumergida en el mundo del ALCOHOL.

Me presento, soy Ana, y hoy afortunadamente puedo hablar “desde el otro lado”, el lado de la vida, la vida sin alcohol.

Yo comencé a beber sobre los 20 años, con las amigas los fines de semana, algo muy común, y que al cabo de los años eso se convirtió en un problema. Me atrapó, me enredó entre sus sensaciones, tapaba lo que no quería ver, lo que no quería afrontar, lo que no quería sentir, en definitiva me iba quitando poco a poco mi vida y el derecho a vivirla.

Recibí al alcohol como un amigo, un aliado que me ayudaba en los momentos o situaciones difíciles, que me hacía sentir bien, que me daba fuerzas. Nada más allá de la realidad, eso sólo es una máscara, un disfraz que nos confunde, que nos engaña. Después de una borrachera todo eso que no afrontas, que tapas, tu timidez, siguen ahí, no se han ido y al igual que te ha dado fuerza, luego te la quita.

Poco a poco, sin darme cuenta, cada vez necesitaba con más frecuencia el alcohol, dependía más de él. Yo me engañaba, yo decía que lo controlaba, que yo llevaba las riendas, pero en realidad era él el que me manejaba a mí, a mi vida.

Pasaban los años, había temporadas que controlaba que no bebía, pero luego siempre terminaba volviendo a beber, terminaba de nuevo en sus brazos.

Me casé y tuve una hija, me propuse que por ella no volvería a beber, que ella no se merecía una madre así, que no se merecía vivir eso, pero no fue así, tan sólo duró un año y otra vez me vi atrapada por él y sus mentiras disfrazadas de verdad.
Han ido pasando los años, los he ido perdiendo, desaprovechando, porque cuando vives con alcohol pierdes todo lo demás, sólo tienes eso, y si no te das cuenta a tiempo de ello, te quedarás sólo con él, penderás todo lo demás, tu familia, tus amigos, tu trabajo, tus pertenencias y sobre todo te perderás a ti, a tu vida, y podéis creerme que no merece la pena, ahora lo sé.

Estuve yendo a psiquiatras, quería poner una solución definitiva, pero no consiguieron ayudarme a solucionar el problema, sólo lo tapaban las pastillas, que cuando dejaba de tomar me llevaban otra vez al punto de partida, el alcohol.

Gracias a mi familia que encontraron este centro, NARCONON,y tomé una de las decisiones más importantes y acertadas de mi vida, venir a él. Aquí he aprendido a dejar el alcohol, a vivir, y me siento muy satisfecha y orgullosa de ello. Confío en que mi testimonio pueda ayudar, pueda hacer ver la luz, a cualquier persona que se encuentre atrapada en este mundo, que hay solución si tú la quieres, está en ti.

Un saludo. ANA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s