TAN SOLO UNOS MESES PARA UNA NUEVA VIDA

TAN SOLO UNOS MESES PARA UNA NUEVA VIDA

Mi nombre es Raquel, tengo 36 años y un hijo de 9 años.
Durante los últimos 4 años había empezado a consumir cocaína, sin saber, en ese momento realmente por qué. Tenía un consumo “muy pequeño”, prácticamente 1gr los fines de semana, aunque algunas temporadas también consumía algo entre semana.
No me estaba dando cuenta de que cada vez me sentía peor, cada vez me estaba apartando más de todo, incluso de mi hijo. Todo lo justificaba con los problemas que tenía, con la depresión en la que me encontraba, casi permanentemente, desde hacia varios años. Busque una forma de evadirme de ese estado y lo encontré en la cocaína.
Al principio parecía perfecto, me hacia sentir bien, más segura de mi misma, más resuelta ante situaciones incomodas y parecía que los problemas los podía soportar mejor, y aunque mi consumo seguía siendo “poco”, cada vez me estaba enredando más en esa tela de araña tan destructiva y engañosa que es la cocaína, hasta que llegó un punto en que no quería seguir viviendo, ni si quiera por mi hijo, intente suicidarme en 2 ocasiones y no tenía ninguna ilusión por vivir.
Ahora y gracias al programa y al equipo de Narconon Los Molinos, he recuperado las ganas de vivir.
Ahora tengo autoestima, sé lo que quiero, sé lo que soy y sé quien soy, he recuperado a mi familia, a mi hijo y sobre todo, MI VIDA, se como quiero vivir.
Cada noche me acuesto pensando en lo que voy a hacer al día siguiente, deseando que empiece un nuevo día y deseando vivirlo.
Ahora tan solo en unos meses tengo una nueva vida y todo gracias al programa y al equipo de Narconon Los Molinos.
Yo soy quien maneja mi vida y por ese motivo, he decidido permanecer aquí y colaborar con ellos para ayudar a otras personas a que puedan experimentar lo mismo que yo, ha que puedan tener y vivir su vida.
RAQUEL

TESTIMONIO DE UNA MADRE:

TESTIMONIO DE UNA MADRE:
“Por fin puedo dormir, por fin puedo salir de casa tranquila, por fin he recuperado la ilusión de una madre hacia su hijo.
Como otras muchas otras madres, en mi casa surgió el problema de las drogas. Soy madre de 4 hijos, los cuales aparentemente iban bien. La educación que les di a todos fue por igual, pero de pronto todo cambió en mi casa, mi hijo Luis estaba tomando drogas. Cambió por completo nuestras vidas, pero la que más cambió fue la suya, pues se separó de nosotros y no podía hacer nada para remediarlo. Él pedía ayuda, pero por muchas charlas que le daba, por muchos centros a los que iba, por mucha asistencia que recibía, todo no seguía igual, sino peor. Tampoco quiero en este momento ponerme dramática con todo lo que pasé, pues realmente ya está pasado.
Mi testimonio quisiera que sirviera para otras madres que estén pasando por este calvario y sientan que ya no hay solución. Sí la hay, y se encuentra en un centro llamado Narconon Los Molinos, en la Sierra de Madrid. Hace 9 años mi hijo, después de probar otros centros, otras terapias, después de vagar de un sitio a otro, allí se rehabilitó. Yo no digo que sea este el único centro que funcione; sólo quiero deciros que funciona, pues tengo la prueba en él. Si tenéis algún problema similar, si teméis por la vida de vuestro hijo, no dudéis en llamar al telf.:91 855 35 15. Para mí ese número en su día fue el número de la esperanza y hoy día sigue siéndolo, pues sigue consiguiendo lo mismo con otras muchas madres.”

TESTIMONIO DE PADRE JOSE LUIS SANCHEZ

TESTIMONIO DE PADRE JOSE LUIS SANCHEZ

Llegamos hace cerca de ocho meses al centro, en busca de una esperanza, dejamos a Jose Luis con mucha tristeza, pero a la vez con la esperanza de poder ver recuperarse a nuestro hijo de esta enfermedad tan destructora para ellos, y con los problemas familiares que nos iban separando, con discusiones, etc.,

A la semana de estar en el centro empezamos a vivir con mas tranquilidad después de muchos meses, sabiendo que dentro del centro él se estaba curando, ha sido duro para todos, pero más para ellos, fue un acierto traerlo al centro, ha recuperado la autoestima que había perdido.

Nosotros hemos recuperado a un hijo y ha unido a la familia y lo más importante es que está completamente recuperado.

A todos los que estáis en el centro os animo a seguir los pasos de Jose Luis, David, Adrián, Oscar, Luismi.., compañeros y amigos que han conseguido llegar a la meta y empezar una vida nueva.

A todos los monitores de Narconon que estáis ayudando a los alumnos y habéis conseguido llevarlos a la meta os damos las gracias.

Padre de Jose Luis Sánchez

“UN NUEVO CONCEPTO DE VIVIR”

“UN NUEVO CONCEPTO DE VIVIR”

Hola, me llamo Jorge y tengo 31 años. Hace 7 meses era totalmente adicto a la cocaína. Había llegado a este punto después de un período largo de años de consumo, pero antes de llegar a este punto partí desde un inicio: con 14 años probé los porros por primera vez, había oído millones de veces que “se empezaba por ahí” y siempre me había reído o había pensado que no tenía por qué.
A medida que fui creciendo mi consumo del hachís se fue haciendo más constante, empecé a considerar que formaba parte de mí y, con 16 años, casi 17 probé los tripis. Este fue el paso que di a romper “el miedo” que tenía a probar otras sustancias tóxicas. Desde este punto empecé a introvertirme en el mundillo de las drogas llagando a los 18 años y probando con esta edad las pastillas.
Estuve 3 años consumiendo éxtasis y fumando porros, al principio los fines de semana y en verano y más tarde incluso a diario, aprovechaba cualquier salida para consumir. El tiempo pasó y llegué a los 21 años donde probé la cocaína.
En un principio yo defendía que todo estaba bajo control, no consumía con mucha frecuencia y pensaba que todas esas historias que oía de gente que consumía muy frecuentemente jamás me podían suceder a mí.
Mucha gente me contaba historias, en mi casa me decían de hijos de amigos de mis padres que estaban consumiendo frecuentemente y yo siempre decía: ¡Qué fuerte!. Pensaba que a mí nunca me sucedería.
Yo estudiaba Derecho en la facultad de Madrid por aquél entonces y mi consumo era esporádico (“de vez en cuando”). A medida que pasaba el tiempo mi consumo fue aumentando hasta que llegó un momento que elegí dejar la carrera y empezar a trabajar.
Fue en ese momento cuando empecé a manejar dinero y con ello a consumir frecuentemente (ya pertenecía al grupo de los que consumían frecuentemente).
Pasaron los años y llegó un momento en el que mi consumo de cocaína, acompañada de porros y alcohol, era a diario.
Yo me levantaba y desayunaba una raya, o dos, de cocaína. Y para dormir esnifaba un “puntita” (poca cantidad). Me había convertido en un adicto a la cocaína.
Hace 7 meses me di cuenta de que era un drogadicto, de que yo era esa persona de las historias que había oído a lo largo de mi vida.
Hace 7 meses me vi sumergido en una vida con cocaína, yo y la cocaína, la cocaína y yo…
En ese momento, con 31 años casi, decidí pedir ayuda. Mejor dicho, mi novia, que mucho me quiere y mis padres, “se aliaron” para que buscase una solución a mi situación que yo había terminado contando.
Gracias a ellos, que me dieron ganas de salir de todo ese mundillo busqué un centro. Un centro que apareció en mi vida, de repente, como salvación. El centro LOS MOLINOS, en la Sierra de Madrid.
Al principio fui un poco reacio pero una vez dentro conocí un maravilloso concepto de vivir y lo hice enterito.
Hoy por hoy de verdad, no tengo palabras para describirlo, sólo puedo intentar que gente que consume drogas salga de ellas por medio de ese programa y mi propósito, desde el día que terminé el programa, es hacer que gente con problemas con las drogas salgan de ellas y conozcan, sepan, que se puede vivir sin ellas.

Jorge