MI HERMANO

El 23 de marzo de este año 2011 mi hermano ingresó en Los Molinos y en pocos días habrá terminado su programa y empezará una nueva forma de vida para él. Con toda seguridad de no haber ingresado, en estos momentos o estaría en la cárcel o mendigando en la calle o se habría matado con el coche. Durante muchos años no hemos sabido cómo ayudarle, entre otras cosas porque hasta este año no nos dimos cuenta de que en lugar de ayudarle a salir de las drogas estábamos manteniéndole dentro: le hemos tapado todo lo que ha hecho, procurando que no le pasara nada, ni le faltara nada sobre todo para que la convivencia fuera lo más agradable posible, sabiendo que consumía y consumía. Le echas la culpa a las amistades, a que no tiene trabajo o simplemente le crees cuando te dice que se va a comportar.
Cuesta mucho trabajo aceptar que la única manera de ayudarles es dejar que se hundan del todo para que se den cuenta de cuál es su realidad y mucho más difícil es llevarlo a cabo. Todavía no se de dónde saqué las fuerzas para decirle que ya no podíamos aguantar más y que tenía una hora para hacer la maleta para ingresar en Madrid o para que se fuera de casa de mis padres. Es muy triste y duro tener que cambiar cerraduras para que no pueda entrar a casa, pedirle a la gente que no le ayuden, pedirle a la guardia civil que a la mínima que haga que por favor que lo detengan antes de que le pase algo, para ver si así se da cuenta de cómo está. Y esperar y esperar a que pasen los días hasta que esté tan al límite que ya no pueda aguantar más y de su brazo a torcer.
En mi caso todavía no tengo muy claro si decidió ingresar porque se dio cuenta de que estaba física y psicológicamente echo una mierda y vio la necesidad de desintoxicarse o porque se encontró tirado, solo, sin dinero para consumir ni para comer. Supongo que sería una mezcla de todo, sea cual fuera la razón por la cual se decidió a ingresar me alegro de que en ese momento le quedará la inteligencia y la fuerza suficiente como para dar el paso.
Las casi cinco horas de coche hasta el centro fueron interminables. Él fue todo el camino dormido y nosotros rezando para que no se despertara y con el miedo de que cambiara de opinión en cualquier momento. Siempre había pensado que aquel día sería el mas feliz de mi vida, pero sin embargo fue el más amargo y lo ha seguido siendo durante los meses siguientes. He necesitado la ayuda de un psicólogo durante mucho tiempo porque al principio tenía un sentimiento de culpa muy grande por haberle echado a la calle, tenía la sensación de que en cualquier momento me llamarían para decirme que le había pasado algo malo y en parte sería por mi culpa. Después los nervios y la inquietud constante de que no aguantará en el centro y que se largará y siempre la misma pregunta que no lograba quitarme de la cabeza ¿por qué a él? Y ¿porqué a él?.
Ahora estoy feliz porque ha conseguido superar todo el programa y en pocos días volverá a casa, pero vuelven los miedos de qué pasará a partir de ahora. Sabemos que el hecho de haber superado el programa no nos garantiza que no vaya a volver a consumir, pero lo que tengo claro es que si lo hace será porque él quiera y porque él quiere vivir su vida de esa manera. Por eso en mi caso personalmente le brindaré mi apoyo incondicional si decide hacer las cosas bien y no vuelve a consumir, pero en caso de que vuelva a consumir será una decisión de él y tengo claro que no estaré a su lado para ayudarle de nuevo a salir porque psicológicamente no podría poder pasar de nuevo por lo mismo.

También se que aunque nosotros lo hayamos pasado mal sin duda quien peor lo ha pasado a sido él por eso siempre le daré las gracias por haber dado el paso de querer salir de ese mundo y por haberse esforzado tanto. Esfuerzo y empeño que tendrá que tener el resto de su vida para conseguir no caer de nuevo.
A.P.

Anuncios

Querido hijo

Querido hijo:

Quiero empezar expresándote lo que siento por ti a pesar de que te lo he dicho tantas veces.

He oído en muchas ocasiones decir:”Quiero a mi hijo porque lo he parido”.”Quiero a mi hijo porque es carne de mi carne”.Respeto esas opiniones aunque no las comparta porque te puedo asegurar que aunque no te he llevado en la tripa, ni te he parido, daría la vida por ti sin ninguna duda.Haria lo que fuera necesario por verte feliz y haría lo que fuera menester por verte convertido en un hombre formal,honesto,con un porvenir y un futuro asegurado.Quiero decirte con esto que soy tan madre tuya como la mejor de las madres que existen en el mundo.Pido a diario que una vez salgas siendo un hombre nuevo de Narconon,se cumplan esos sueños que tanto anhelo.

Uno de los momentos más bonitos y más felices de mi vida fue cuando te vi. por primera vez.Nunca en mi vida olvidaré tu cara, tu sonrisa, tus ojos…tenias entonces 7 años.De pequeño eras un niño alegre, estudioso, feliz, aunque un poco mentirosillo…,pero obediente, cumplidor y educado.

Fue en la adolescencia cuando empezaste a cambiar: cambiaste de amigos, dejaste de estudiar, no querías trabajar, nada de lo que empezabas lo terminabas, cada día estabas mas agresivo y distante y allá dónde ibas te rodeabas de las peores compañias.Yo estaba cada día mas desesperada porque veía que no ibas por buen camino y no podía evitarlo.Te hablaban los tíos y primos intentando que hicieras lo debido les decías que no necesitabas ayuda,que era yo la que no te entendía…

Empezaste gastando todos los ahorros de tu hucha, después, los ahorros de tu hermano y mas tarde me quitabas todo aquello que podías mal vender: móviles, joyas, juegos de la play, dinero…para drogas, máquinas tragaperras,juegos de cartas,etc.Y llegó un momento que no tuve más remedio que quitarte las llaves de casa para que no entraras cuando yo no estaba en casa.

Así no podíamos seguir.Sabia que necesitabas ayuda y nos enteramos del Centro Narconon Los Molinos.Costó llevarte pero afortunadamente lo conseguimos.Los primeros meses fueron duros.Pienso que tu forma de actuar era normal, era como con quien cae a un profundo pozo y necesita un esfuerzo enorme para salir de él.Para mi el Centro era mi única esperanza pues yo no sabia que hacer ya.

Pasó un tiempo y empezaste a tranquilizarte.Los Domingos cuando íbamos a verte veíamos los cambios, estabas más comunicativo, nos tratabas mucho mejor.Hablabas de que no caerías más en las cosas malas que habías hecho y de seguir trabajando y prepararte para el día de mañana.Y nosotros volvíamos contentos a casa.

Ahora estas terminando el programa y estamos muy orgullosos de ti.Consideramos que esa etapa tan dura y oscura en tu vida ha terminado para siempre y que sera lo primero que empieces y termines en tu vida.Y si has podido con eso podrás con cualquier cosa que te plantees en tu vida.Y doy por bien empleados tantos años de sufrimiento viendo como estas ahora y como estas saliendo de ese mundillo.

Veo que ahora tienes muchas ganas de tener un trabajo y después de tanto tiempo creo que puedo decirte lo mucho que te quiero.

TE QUIERO….MAMÁ

Toñi

NO CAIGAIS EN LA TRAMPA DE LAS DROGAS

 NO CAIGAIS EN LA TRAMPA DE LAS DROGAS

Quería contaros mi historia con las drogas, con el fin de que os sirva de referencia, y no caigáis en su trampa.

Yo empecé a beber alcohol los fines de semana y a tontear con los porros, porque “todos lo hacían” y así me sentía mas mayor y vencía mi timidez. A otras drogas las tenia mas respeto, de echo me ofrecían y yo les decía que nó,  pero al final un día probé una raya de coca y después de esa vinieron muchas más. Al principio siempre eran invitaciones de “colegas” pero luego yo iba a buscarla.

Un verano empecé a ir con otra gente y a tomar éxtasis, speed, ketamina… todo lo que me diesen. Salía de fiesta y al principio todo era muy “guay”,  pero luego los bajones eran cada vez peor y a raíz de esto me cogí una depresión de la que no pude salir sola.

Mi madre me llevo a psicólogos,  psiquiatras y me daban mil pastillas pero la verdad es que no me solucionaban nada.

Yo seguía drogándome para tapar esa depresión pero lo que hacia era empeorar las cosas.

Un día me dieron a probar “un chino” y con el pedo que llevaba fumé…… ahora sé que si hubiese estado con mis 5 sentidos, segurísimo que hubiese dicho que no, ya que eso  siempre, lo había visto de “yonquis”, pero en ese momento ni lo pensé.

Mi vida a partir de ahí cambió por completo, me volví una mentirosa, una antisocial, me encerré por completo en mi misma y la droga.  Llego un momento en que mis padres ya no me daban dinero y tenia que irme a robar en tiendas y supermercados. Mi vida se convirtió en un infierno, era un callejón sin salida.

 

Gracias a que mis hermanas marcaron el 91 855 35 15 y me trajeron a Narconon, ya que a partir de ahí  mi vida cambió  por completo.

Siempre quería huir de todo y por eso me refugiaba en las drogas, tenia la autoestima por los suelos y era una irresponsable con todo lo que me rodeaba.

Solo era una niña caprichosa que se enrabietaba si no le daban lo que quería y que no valoraba nada de lo que tenía.

 Ahora soy otra persona, durante el programa he ido recuperando mi autoestima, he adquirido control  sobre mi misma, tengo muchas ilusiones y ganas de vivir y he recuperado la capacidad de confrontar la vida tal y como es,  no de la manera más fácil, que es evadirse de todos los problemas…….. “la nieve seguirá siendo blanca, aunque yo quiera que sea roja”…… 

 

Ahora trabajo colaborando con el grupo al que les debo la vida “Narconon”;  y me satisface plenamente poder contribuir, a que personas salgan de ese infierno que son las drogas.

Solo deciros que no perdáis la esperanza, que vuestro problema tiene solución.

                                                                                                         

 

UN SALUDO            Y ÁNIMO                                                                                       

                                                                                                         

                                                                                                          YOLANDA 

SOLO MI MADRE ME PODIA DAR LA VIDA DE NUEVO.-

SOLO MI MADRE ME PODIA DAR LA VIDA DE NUEVO.-

Mi nombre es Vicente y yo crecí como cualquier otro muchacho jugando y riendo
disfrutando de la vida, de mis amigos y mi familia.-
Llegó el día en que siendo joven todo esto empezó a torcerse, comencé a consumir drogas, como algo normal, algo que la mayoría de los jóvenes hacían.-
Todo esto se unió a la pérdida de un familiar y el empezar a ver que la vida no es tan bonita como de pequeños nos cuentan, yo “tenía la solución” para evadirme de este mundo demasiado hostil y duro para un muchacho, seguir tomando drogas y cada día en mayor cantidad, ¿cuándo me di cuenta que realmente estaba enganchado? Ni lo sé.
Deje de llevar el control de mi vida, yo no era el que decidía sobre mi mismo, me volví un ser deshonesto y sin ningún tipo de principios, sólo necesitaba mi dosis diaria y el como conseguirla era lo de menos.-
Pasé 15 años de mi vida intentando escapar de esta trampa y cada día con menos fuerza y más desesperanzado, después de probar en muchos centros sin verdaderamente aprender nada.-
Hoy agradezco a mi madre que no cesara en su empeño por rehabilitarme, ella que no sabía ya que más hacer para ayudar a su hijo, un buen día me mandó a un centro en la sierra de Madrid, de esto hace ya años, allí me enseñaron de nuevo a tener autoestima a tener control sobre mí y mi medio ambiente, a solucionar los problemas de la vida y a luchar, pero a luchar feliz disfrutando de cada día.-
También quiero agradecer su esfuerzo y su amistad al grupo de profesionales de Los
Molinos el centro donde conseguí volver a ser yo mismo y a disfrutar de la vida.-
Si alguien al leer estas letras se encontrara en la misma trampa os aconsejo que acudais al centro de Rehabilitacion.Al terminar mi programa quería hacer con otros lo mismo que hicieron conmigo así que me especialicé en este tema y me preparé para ayudar a cualquier persona con problemas de adicción a una sustancia.- Trabajo sacando a jóvenes de este mundo tan nefasto y aunque os aseguro que es duro no hay un trabajo más gratificante y con tanta satisfacción personal.-

VICENTE

TOXICOMANO DURANTE 12 AÑOS

HOLA………………………………

Mi nombre es Rubén y he sido toxicómano durante los 12 últimos años de mi vida. Durante todo este tiempo he ido de un lado para otro vagando, como un alma en pena.

Estos últimos años de mi vida han sido un infierno para mi y para todos los que me rodeaban, familia amigos, trabajo…porque poco a poco he ido quedando solo hasta llegar a un punto en el cual ya me daba igual todo, no tenia ganas de vivir incluso pensé en quitarme la vida.

He pasado un autentico calvario de médicos, psicólogos, centros hasta el día que decidí ingresar a NARCONON y puedo decir que esta ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida

Aquí en NARCONON he aprendido a valorarme como persona a aceptarme tal y como soy a comunicarme y lo que es más importante a ser una persona honesta y confrontar mis problemas

Desde el primer día que ingrese en NARCONON se ha convertido en mi segunda familia, ayudándome apoyándome y enseñándome…hasta convertirme en la persona que ahora mismo soy, una persona libre de drogas y con un futuro por delante, en pocas palabras me han inculcado una serie de valores que me dan fuerza para seguir luchando por mi vida y por la de mi familia.

Después de terminar el programa puedo decir que me siento libre de drogas, estoy totalmente rehabilitado y con unas ganas y una fuerza que nunca jamás había sentido anteriormente.

RUBEN

– VIVÍA ENGAÑADA –

– VIVÍA ENGAÑADA –

Hola soy Leo, madre de Javi y me pongo a escribir para contaros todo lo que mi familia y yo llegamos a sufrir por nuestro hijo. Su padre y yo siempre teníamos la mosca detrás de la oreja, pero en casa iba a trabajar salía con la novia, se llegaron a comprar un trocito de tierra y yo estaba tranquila. Venían a casa y se estaban toda la noche, yo ciega de todo no veía nada de lo que hacían, estaban haciendo el mal en mi propia casa. Siempre confié en su novia y no era lo que yo me pensaba, pasó el tiempo y me llegaron un día los dos y mi hijo me dijo llorando que tenía depresión y que se iba a una clínica psiquiátrica a curarse y le pregunté que de qué tenía depresión ya que yo el veía bien. La novia no me decía nada y yo seguía confiando en ella. Bueno en fin se fue ala clínica psiquiátrica y hasta la semana no supe el motivo del porqué estaba allí, y porque el me lo dijo, que era porque tomaba drogas. Estuvo un mes y salió de allí con revisiones cada semana del psiquiatra. Gastamos mucho dinero, primero pensaba que estaba curado y no me dolía lo que me gastaba en él. Pero pasó el tiempo y empezó a hacer las mismas cosas que hacía antes de entrar allí, con la misma novia. Cada día discutían y yo siempre le echaba la culpa a mi hijo porque seguía confiando en ella. Al final mi hijo dice que lo han dejado, después volvieron otra vez, vendieron la huerta y se compraron un piso a sabiendas que la cosa no funcionaba. Total que al final mi hijo empezó a estropearse a decir mentira tras mentira, me pedía dinero y me decía que se iba a comer con su primo y yo también me lo creía. Ya cuando iba tocando fondo es cuando yo empecé a darme cuenta de que no estaba haciendo nada bueno pero seguía engañándome a mi misma para no ver la realidad. Empezó a venir muy tarde a casa y después no se podía despertar, yo lo llamaba para que fuera a trabajar y él con nervios y gritando me decía que ya iba. Yo me iba a trabajar y el se quedaba en casa sin hacer nada. Yo contando mentiras a su padre y creyéndomelas llegaba por la noche y él seguía durmiendo, le regañaba y le decía cuatro cosas y entonces es cuando se levantaba y se iba otra noche fuera de casa y así un día tras otro. Yo le preguntaba que qué le pasaba y que si no estaría en nada raro y él me decía que era una desconfiada y le creía. Su hermano pequeño le encubría mucho supongo que por miedo, y al final no se daba cuenta que le estaba haciendo más daño. Una noche cuando llegué de trabajar los escuché discutir y les pregunté que qué les pasaba pero no me contestaban. Al final su hermano se puso con un par de narices y me dijo que iba a conocer a mi hijo como realmente era y no como yo pensaba. Ahí se quedó la cosa y yo ya empecé a preguntar a mis hijos y entonces empezaron a decirme lo que había. Entre ellos y la novia de su hermano buscaron el centro por Internet, el centro NARCONON LOS MOLINOS. Desde que entró allí hace tres años nos ha cambiado la vida a todos y hemos dejado se sufrir y de llorar y todos estamos felices. El ha conocido a Hilda, una chica buenísima, estupenda y ahora van a ser papás, ojala hubiéramos conocido antes NARCONON LOS MOLINOS, porque entre este centro y las ganas de salir de este mal todo ha ido bien. Aquí se despide una madre a estas alturas muy feliz.

LEO

“SIGUE TUS ILUSIONES”

“SIGUE TUS ILUSIONES”

Hola, me llamo Sergio, tengo 30 años.
Fui un chico normal que tomó la decisiones por aparentar ser más y no tener responsabilidad de la bueno y de lo malo. Todo es fácil, no lo compliquéis, como lo compliqué yo.
Yo con 15 años estudiaba y empecé a pensar que no valía para nada, me puse a salir con chicos y colegas del colegio, a beber los fines de semana, con el tiempo esto era habitual, salir para emborracharse. (No es real, cuando uno hace eso, no es el mismo, no disfrutas), uno pierde el control de todo. Decidí cambiarlo y me busqué a una novia con la cual viví unos años de mi vida muy feliz.
Con 18 años, mi vida volvió a cambiar, perdí el norte, pensando que yo tenía que ser más que nadie y la única manera, la más fácil fue caer en las drogas, porque crees que tu las dominas a ellas, y no es verdad, la droga te domina a ti. Comencé a fumar porros, lo que todos pensamos que no hace daño, que es mejor que un cigarro, chicos, el hachís, hace que el cerebro se atonte, y cuando se atonta, te ríes como un idiota por cualquier cosa y luego te entra sueño y dejadez, y eso nos lleva a tomar más y más.
El siguiente paso fue la dejadez de mi familia y la verdad es que el hachís empieza a dejarles a ellos y a ti mismo, te lleva a su mundo, a la dejadez, incomprensión, la tontería, el no hacer nada más que perjudicarte y al fin y al cabo a destruirte.
Comencé con la cocaína con 19 años, y por no darme cuenta de donde me metía, la cocaína que parece que no hace nada, te estimula, te quita el pedo, y ya eres muy chulo y tomas la droga superior. La cocaína es una droga muy adictiva, te coge y no te suelta, comienzas a tomar un día en el fin de semana y terminas tomándola a diario. Este salto, chicos, es tiempo, de verdad, no hay ejemplos que digan lo contrario, y el que consigue dejarlo por sus medios, vive atrapado en ella, no es feliz, no puede ir a cualquier sitio porque le estimula.
Yo comencé así, y en el fondo, me fallé a mi mismo, novia, familia, trabajo, porque necesitaba más dinero y más tiempo para mi amiga cocaína y la verdad, no es tu amiga, es tu enemiga y tu destrucción.
Darme cuenta de ello, después de tantos años, fue verme alejado emocionalmente, y de todas maneras de mi familia, novia, amigos, trabajo y todo lo que no fuese el consumo de cocaína. Decidí darme una oportunidad porque la droga al principio “PARECE” divertida y al final es “DESTRUCTIVA”.
Fui a un centro de Desintoxicación de Drogas: “LOS MOLINOS” y comencé a ver que es todo lo que me pasó y perdí y ahora (porque no es tarde) a ver con ilusión la vida, tengo a mi familia, a mi novia, una empresa que me va de miedo ¿Qué más puedo pedir? Tengo mi felicidad y la de los míos.
No hagáis nada que luego podáis lamentar o sea demasiado tarde.
Ser felices, ser honestos, es mi consejo para todos vosotros y pedir ayuda si la necesitáis, podéis llamar al teléfono: 918550201.
Un sincero y cariñoso abrazo.
Sergio