– VIVÍA ENGAÑADA –

– VIVÍA ENGAÑADA –

Hola soy Leo, madre de Javi y me pongo a escribir para contaros todo lo que mi familia y yo llegamos a sufrir por nuestro hijo. Su padre y yo siempre teníamos la mosca detrás de la oreja, pero en casa iba a trabajar salía con la novia, se llegaron a comprar un trocito de tierra y yo estaba tranquila. Venían a casa y se estaban toda la noche, yo ciega de todo no veía nada de lo que hacían, estaban haciendo el mal en mi propia casa. Siempre confié en su novia y no era lo que yo me pensaba, pasó el tiempo y me llegaron un día los dos y mi hijo me dijo llorando que tenía depresión y que se iba a una clínica psiquiátrica a curarse y le pregunté que de qué tenía depresión ya que yo el veía bien. La novia no me decía nada y yo seguía confiando en ella. Bueno en fin se fue ala clínica psiquiátrica y hasta la semana no supe el motivo del porqué estaba allí, y porque el me lo dijo, que era porque tomaba drogas. Estuvo un mes y salió de allí con revisiones cada semana del psiquiatra. Gastamos mucho dinero, primero pensaba que estaba curado y no me dolía lo que me gastaba en él. Pero pasó el tiempo y empezó a hacer las mismas cosas que hacía antes de entrar allí, con la misma novia. Cada día discutían y yo siempre le echaba la culpa a mi hijo porque seguía confiando en ella. Al final mi hijo dice que lo han dejado, después volvieron otra vez, vendieron la huerta y se compraron un piso a sabiendas que la cosa no funcionaba. Total que al final mi hijo empezó a estropearse a decir mentira tras mentira, me pedía dinero y me decía que se iba a comer con su primo y yo también me lo creía. Ya cuando iba tocando fondo es cuando yo empecé a darme cuenta de que no estaba haciendo nada bueno pero seguía engañándome a mi misma para no ver la realidad. Empezó a venir muy tarde a casa y después no se podía despertar, yo lo llamaba para que fuera a trabajar y él con nervios y gritando me decía que ya iba. Yo me iba a trabajar y el se quedaba en casa sin hacer nada. Yo contando mentiras a su padre y creyéndomelas llegaba por la noche y él seguía durmiendo, le regañaba y le decía cuatro cosas y entonces es cuando se levantaba y se iba otra noche fuera de casa y así un día tras otro. Yo le preguntaba que qué le pasaba y que si no estaría en nada raro y él me decía que era una desconfiada y le creía. Su hermano pequeño le encubría mucho supongo que por miedo, y al final no se daba cuenta que le estaba haciendo más daño. Una noche cuando llegué de trabajar los escuché discutir y les pregunté que qué les pasaba pero no me contestaban. Al final su hermano se puso con un par de narices y me dijo que iba a conocer a mi hijo como realmente era y no como yo pensaba. Ahí se quedó la cosa y yo ya empecé a preguntar a mis hijos y entonces empezaron a decirme lo que había. Entre ellos y la novia de su hermano buscaron el centro por Internet, el centro NARCONON LOS MOLINOS. Desde que entró allí hace tres años nos ha cambiado la vida a todos y hemos dejado se sufrir y de llorar y todos estamos felices. El ha conocido a Hilda, una chica buenísima, estupenda y ahora van a ser papás, ojala hubiéramos conocido antes NARCONON LOS MOLINOS, porque entre este centro y las ganas de salir de este mal todo ha ido bien. Aquí se despide una madre a estas alturas muy feliz.

LEO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s