“Ninguna droga merece la pena por el subidon”

Afortunadamente , estoy viva, pero me quedan los días, meses y años después del trauma. Tendré que afrontar toda mi vida lo que me ha hecho…Lo he experimentado todo; cualquier cosa que puedas imaginar. Depresión, ansiedad, estrés, pesadillas recurrentes por las noches y horribles dolores de cabeza, etc, son algunas de las cosas que me afectaron después de tomar extasió. Casi muero. Solo hizo falta una noche, unas pocas de pastillas(de éxtasis), y beber alcohol. Esta droga es realmente fatal, y doy las gracias de verdad de estar viva. No puedo describir lo difícil que es hacer frente a estas pesadillas todo el tiempo. Me despierto sudada y dando gracias a Dios, y estar tan agradecida no es más que otra pesadilla.

Elisa

Anuncios