EL THC PERMANECE EN EL CUERPO

Los químicos intoxicantes en la marihuana permanecen en el cuerpo mucho después de que la persona deja de usar la droga. El THC se disuelve en la grasa y se adhiere a los tejidos grasos en el cuerpo. Esto hace más difícil para el cuerpo eliminar todos los rastros del tóxico THC, así que los residuos de la droga permanecen almacenados indefinidamente en la grasa.

Investigaciones han mostrado que después de que el THC ha sido almacenado en las células de la grasa, la privación de comida o el stress elevado puede causar un desprendimiento de estas células, lo que libera cantidades apreciables de THC de vuelta al torrente sanguíneo.

Por lo tanto, los muchos efectos de la marihuana pueden permanecer con una persona durante años y obstruir la vía del pensamiento inteligente y claro y la capacidad para aprender.

Anuncios

LA MARIHUANA REDUCE LA CAPACIDAD PARA APRENDER Y SOBRESALIR

La marihuana reduce las capacidades que una persona necesita para el aprendizaje. Desafortunadamente, los grupos de edad más propensos a consumir marihuana son aquellos en sus años adolescentes o principios de los veintes—los años cuando ocurrirá la educación más importante. Se ha encontrado que la marihuana causa dificultad con el pensamiento, la memoria y la resolución de problemas.

La Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud en los Estados Unidos, ha reportado sobre los estudiantes con calificaciones deficientes que su proporción de haber consumido marihuana en el año precedente era el cuádruple comparada a la de otros estudiantes con buenas calificaciones.

Debido a que el THC se almacena en el cuerpo, estos efectos pueden ser duraderos y acumulativos. Investigaciones recientes también indican que el fuerte uso de marihuana en edad temprana puede resultar en una permanente reducción del Coeficiente de Inteligencia.

Esta investigación también confirmó problemas de atención y memoria, incluso excluyendo diferentes antecedentes educacionales o uso de diferentes drogas, cuando se llegó a estas conclusiones.

LA MARIHUANA ES MÁS POTENTE QUE ANTES

La potencia promedio de la marihuana aumenta año a año. El químico intoxicante más fuerte en la marihuana es el THC o tetrahidrocannabinol. Hay cientos de otras toxinas en la marihuana. Conforme cambian los métodos de cultivo, el contenido de THC en la marihuana ha aumentado.

También existe una forma mucho más potente de la marihuana en el mercado llamada “sin semilla”. Entre 1986 y 2009, la potencia promedio de la marihuana aumentó de 3% de THC a casi 10%. En la sensimilla, se han encontrado concentraciones de THC tan altas como del 37% – eso es 10 veces más fuerte.

Conforme aumenta la potencia, los efectos secundarios como ansiedad, depresión, psicosis, vómito violento y adicción también aumentan. Las visitas relacionadas con la marihuana en las salas de emergencia han aumentado de 16,000 visitas en 1991 a más de 461,000 en el 2010. La marihuana no es la misma droga que era hace treinta años.

LA MARIHUANA ES UNA DROGA DE “ENTRADA”

Para muchas personas, la marihuana es la primera droga que consumen. Las Naciones Unidas ha declarado que el uso de cannabis casi siempre precede al uso de otras drogas como cocaína, metanfetaminas, heroína u opiáceos recetados.

No se sabe si la marihuana crea cambios químicos que hacen que el uso de otras drogas sea más atractivo o si es sólo un asunto de que una vez que la persona comienza no parece tan importante intentar otra droga.

Un estudio reciente de la Universidad de Yale descubrió que tanto los hombres como las mujeres jóvenes que usaban marihuana estaban más propensos a seguir este consumo de uso de marihuana junto con el consumo de medicamentos recetados – jóvenes varones tuvieron un riesgo de 250% más elevado.

El uso prematuro de tabaco y alcohol también tendió a resultar en un uso aumentado de drogas más fuertes más tarde en la vida. También querrías saber que el fumar cigarrillos a temprana edad te hace más propenso a comenzar a fumar marihuana.