Heroína, la pesadilla de América

La epidemia de muertes por cócteles de opiáceos revienta los registros históricos en EE UU

Heroína Estados Unidos
Un adicto en una calle del Bronx en Nueva York. SPENCER PLATT AFP

Luis González fue adicto al crack y a la cocaína, estuvo preso, se rehabilitó, fue guardaespaldas de un cantante de los Bee Gees y se hizo guía de adictos en un centro de desintoxicación. Pero a sus curtidos 59 años no había visto nada como lo que está pasando ahora. “Se están yendo todos al cementerio”, dice. La epidemia de los opiáceos abrasa las venas de EE UU. Según The New York Times, en 2016 las drogas mataron a más personas que nunca, al menos 59.700 (una proyección a partir de datos oficiales del primer semestre y que continúa la escalada desde los 47.000 de 2014 y los 52.400 de 2015). El año pasado murieron por esta causa más americanos que en los 19 años de la guerra de Vietnam.

Del total de muertes, unas 35.000 fueron por consumo de heroína sola o cortada con opiáceos sintéticos ilegales que tienen su principal origen en China y que hasta traficantes de poca monta logran recibir por correo tras pedirlos en páginas ocultas de Internet. El compuesto más común desde hace cinco años, 50 veces más fuerte que la heroína, es el fentanilo —que mató a Prince en 2016—, y otro más reciente pero poco usual es el carfentanilo, 100 veces más potente que el fentanilo y capaz de sedar con una pizca a un elefante de seis toneladas.

Pero ningún peligro por desmedido que sea parece espantar a un heroinómano. “No me da miedo”, afirma Edward [los nombres de los adictos entrevistados son ficticios a petición suya], un blanco de 31 años en Overtown, el gueto negro más antiguo de Miami. “Es una jodida locura lo que te digo, ¿verdad? Pues no me da miedo. Llega un momento en que no te importa nada. Esta mañana me levanté enfermo, vomitando y acabé comprando una heroína de mierda, sin ninguna potencia. Una pura basura”. Diez minutos después, Edward estaba en suelo, desplomado contra un semáforo, viendo los coches pasar.

“La información disponible sugiere que el problema seguirá empeorando durante 2017”, indica por correo electrónico Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA). “Esta tendencia es el resultado de una crisis de salud pública alarmante. La sobredosis de droga ya es la causa de muerte más común entre los americanos menores de 50 años”, añade.

El boom de la heroína ha escalado esta década y es consecuencia de la barra libre que se dio en la anterior al consumo médico de potentes analgésicos legales. Siguiendo la estela de la batalla de los noventa contra las tabaqueras, varios Estados han demandado a farmacéuticas por haber alentado supuestamente el consumo de medicamentos adictivos influyendo en infinidad de doctores que los recetaron sin mesura. Florida se volvió la capital de las clínicas que despachan pastillas, llamadas pill mill (molinos de píldoras)

“Yo empecé con la oxicodina”, recuerda Dylan, un rubio de teleserie de adolescentes de 23 años enganchado a la heroína. “Odio estar así. Yo fui un tipo muy popular cuando era un chaval. Pero la cagué”. Ana, de 25 años y origen puertorriqueño, tuvo una entrada a la heroína que rompe el alma: “Mi abuelo era adicto y me la puyó para violarme cuando tenía 14 años. Me quedé embarazada y aborté”. Ahora camina sobre la cuerda de los cócteles salvajes que consume: “Desde enero ya me he muerto cinco veces. Cada día le ponen cosas más fuertes a la mezcla y me muero más que antes”.

Ana, Edward y Dylan reciben atención del Miami Needle Exchange, una ONG de financiación privada que les da jeringuillas nuevas, y les hace pruebas de VIH —Miami es la segunda ciudad en nuevas infecciones tras Baton Rouge (Luisiana)—. Los trabajadores del programa aparcan su furgoneta y la briosa coordinadora Emelina Martínez, de 49 años, sale a caminar por Overtown para saludar y que se sepa que han llegado. En cada esquina se perciben los movimientos huidizos entre manos que hacen correr la droga con discreción. Una blanca dicharachera y delgada como un alambre se saluda en medio segundo con un negro en bicicleta y esconde sus dosis bajo el pantalón. “Es La Flaca”, dice Emelina. Un treintañero blanco con una calavera en la camiseta pasa en patinete a su lado y le hace un gesto malencarado. “Él es de los más ariscos”, comenta.

En Florida, uno de los Estados más castigados por la plaga, murieron más de 4.000 personas en 2016 por sobredosis relacionadas con opiáceos, según cálculos preliminares no oficiales. Las estadísticas públicas registraron de 2014 a 2015 un incremento de más del 100% en muertes por heroína y fentanilo. Los casos recogidos por los medios resultan cada vez más cruentos. El pasado sábado se difundió la autopsia de una pareja que fue hallada muerta en la madrugada de Año Nuevo en Daytona Beach (Florida) con sus tres hijos pequeños en la parte trasera de su coche. Sobredosis por fentanilo.

Después de varios años resistiéndose, el gobernador Rick Scott, un republicano muy conservador, declaró en mayo el estado de emergencia sanitaria y asignó 54 millones de dólares (48,2 millones de euros) para el próximo bienio dedicada a la prevención, el tratamiento y la rehabilitación. Los adictos, reconoció Scott, “son hijos, hijas, madres, padres, hermanas, hermanos y amigos y sus tragedias dejan a sus seres queridos buscando respuestas y elevando plegarias para que alguien los ayude”

Tomando café junto a su amigo de origen cubano Luis González, Danny Tricoche, de origen puertorriqueño, exheroinómano de 63 años y miembro de otro centro de rehabilitación, dice con resquemor: “Antes la droga era cosa de los latinos y los negros pobres de las grandes ciudades y ahora que se fue para los suburbios de blancos, ¡ah!, ahora sí que tenemos un gran problema”. Los registros de usuarios de la organización Miami Needle Exchange plasman la novedosa característica racial de la epidemia: 152 son blancos, 117 son latinos y solamente 12 son afroamericanos. Emelina Martínez dice: “A los jóvenes negros les gusta la marihuana pero no los sueles ver consumiendo heroína. Creo que como se criaron viendo en sus calles a estos drogadictos y saben lo que pasó con sus padres con el crack en los noventa, no se meten en eso”. Cuenta que a su furgoneta llegan profesionales de barrios acomodados conduciendo sus coches de gama alta, intercambian sus jeringuillas sin apenas decir palabra y se retiran.

“Yo no entiendo esta matazón”, se lamenta González, y relata con cercanía ejemplos de la nueva pesadilla americana que por su trabajo conoce de primera mano, como “una cheerleader de Carolina del Norte que no sale de Overtown” o una bailarina de streptease a la que llamaban Strawberry [fresa] por su melena pelirroja: “Hace un tiempo me vino a pedir dinero y le rogué que anduviera con cuidado porque le están echando fentanilo a todo. Pero ella ya estaba tan malita que dijo: “A mí el fentanilo me cura”. Bueno, pues hace un mes apareció muerta debajo de un puente. Así se nos fue la Strawberry. Pobre blanquita”.

Datos de una nación adicta

Un joven adicto en el barrio de Overtown (Miami).
Un joven adicto en el barrio de Overtown (Miami). P. DE LLANO

Las cifras de la epidemia son desmesuradas. En 2015 dos millones de americanos tuvieron problemas con opiáceos de receta y 591.000 con heroína. Esta droga supuso ese año un costo social de 51.000 millones de dólares, casi lo mismo que el nuevo aumento para gasto militar anunciado por la Casa Blanca. EE UU suma un 5% de la población mundial pero consume el 80% del mercado global de opiáceos farmacológicos. Policías y bomberos han empezado a portar dosis de naloxona, un antídoto urgente para sobredosis, para intervenir en las que se encuentran en las calles. Nora Volkow, directora del principal instituto público contra la droga, afirma que urge una respuesta “multifacética” para la que defiende “investigar medicamentos alternativos no adictivos contra el dolor; desarrollar métodos más efectivos para contrarrestar las sobredosis y para el tratamiento de la adicción; y educar a la población, incluyendo a los doctores”. Trump ha creado una comisión contra la epidemia. En sus discursos la ha definido –junto “al crimen y las pandillas”– como un factor de lo que denomina “la carnicería americana”.

Anuncios

Los ictus en consumidores de marihuana se deben sobre todo al estrechamiento de las arterias

Un estudio sobre pacientes menores de 45 años ingresados por ictus isquémico detecta estenosis arterial intracraneal en el 45% de los consumidores de marihuana, frente al 14% de los no consumidores.

Un estudio ha detectado que los accidentes cerebrovasculares en los adultos jóvenes que consumen marihuana tienen más probabilidades de ser causado por estrechamiento de las arterias en el cráneo que los ictus de personas que no consumen esta droga. Estudios previos habían encontrado una asociación entre el consumo de marihuana y el accidente cerebrovascular. Ahora, este trabajo, que publica el Journal of the American College of Cardiology, explora las diferencias en el accidente cerebrovascular entre consumidores y no consumidores de marihuana.

Los autores, expertos de la Clínica de la Universidad de Estrasburgo, en Estrasburgo, Francia, analizaron a todos los pacientes menores de 45 años ingresados por ictus isquémico entre 2005 y 2014, creando un estudio de cohorte de 334 pacientes que incluía 58 que eran consumidores de marihuana. El ictus isquémico es causado por una obstrucción que interrumpe o reduce el flujo de sangre al cerebro, a diferencia del accidente cerebrovascular hemorrágico, que se produce cuando un vaso sanguíneo tiene fugas o roturas.

Entre los consumidores de marihuana en el estudio, el accidente cerebrovascular isquémico se hallaba causado, sobre todo, por estenosis arterial intracraneal, un trastorno donde hay un estrechamiento de las arterias dentro del cráneo causado por una acumulación de placa. Se detectó estenosis arterial intracraneal en el 45% de los consumidores de marihuana en el estudio en comparación con el 14% de los no consumidores.

Los individuos que tomaban marihuana en esta investigación eran más jóvenes, más propensos a ser hombres, con tendencia a fumar tabaco y más probabilidades de presentar otros factores de riesgo del estilo de vida que aquellas personas en el estudio que no consumían la droga.

La emboia arterial, un coágulo de sangre formado en otra parte del cuerpo que se mueve hacia el cerebro, era la causa más común de accidente cerebrovascular isquémico en los no consumidores de marihuana en el estudio. Los científicos encontraron que un 29% de los accidentes cerebrovasculares en los no fumadores de marihuana fueron causados por la embolia cardiovascular en comparación con sólo el 14% en los tomaban marihuana

Descubren mecanismos implicados en el aumento del riesgo de cáncer por abuso de alcohol

Científicos del Centro de Regulación Genómica de Barcelona han descubierto que los errores introducidos por el ‘corrector del ADN’, un mecanismo cuya función es reparar los daños en el genoma, son una “importante” causa de cáncer.

imagen

 

Científicos del Centro de Regulación Genómica de Barcelona han descubierto que los errores introducidos por el ‘corrector del ADN’, un mecanismo cuya función es reparar los daños en el genoma, son una “importante” causa de cáncer.

La luz del sol y el consumo de alcohol favorecen que estos errores ocurran, dando lugar a más mutaciones en las regiones más importantes del genoma. De hecho, la principal causa del cáncer son los cambios en el ADN de las células que se van acumulando a lo largo de la vida, y no tanto, los que se ha heredado de los padres.

Ahora bien, según los expertos, identificar las causas de estos cambios o mutaciones es un reto “muy difícil” porque hay muchos procesos que pueden dar lugar a un mismo cambio en la secuencia del ADN. En este sentido, los investigadores han identificado uno de los mecanismos importantes que causa estas mutaciones y han visto que se trata de una serie de errores que introduce el ‘corrector’ del ADN.

En concreto, los científicos han detectado este proceso estudiando grupos de mutaciones en más de un millar de genomas de tumores, es decir, han estado buscando mutaciones que se encontraran muy cerca, en una misma región del genoma, de manera que fuera muy difícil que se tratara de una casualidad. El objetivo era obtener una visión más precisa de los factores mutágenos que afectan a las células humanas y que podrían dar lugar al cáncer.

Es probable que los grupos de mutaciones hayan producido al mismo tiempo, así que, si buscamos varias mutaciones cercanas que aparezcan todas a la vez, podemos tener una mejor comprensión de qué es lo que ha dañado el ADN. Es como cuando la policía estudia un patrón de crímenes recurrentes con el fin de encontrar un asesino en serie. Aquí, nosotros demostramos que estudiando patrones de grupos de mutaciones y utilizando un gran número de genomas de cáncer, podemos identificar a los culpables que causan las mutaciones en los tumores”, ha comentado el primer autor del trabajo en el centro, Fran Supek.

Nuevos mecanismos biológicos implicados en el cáncer

Estudiando los grupos de mutaciones, los científicos han identificado nueve marcas de mutaciones que eran evidentes en más de 1.000 genomas de tumores de diversos órganos. Sus resultados, publicados en la revista ‘Cell’, han mostrado nuevos procesos que causan mutaciones, incluido un caso inusual en el que está implicado el mecanismo de reparación del ADN, el cual se puede encontrar alterado y empezar a introducir grupos de mutaciones.

“Nuestro trabajo ofrece información sobre nuevos mecanismos biológicos que hay detrás de algunos tipos de cánceres. Por ejemplo, los principales oncogenes implicados en melanoma son bastante conocidos, pero no sabemos qué mutaciones son las que hacen que se activen estos oncogenes. Aunque hay bastantes mutaciones en melanoma que se sabe que son una consecuencia directa de la radiación ultravioleta, el origen de las mutaciones que afectan a los principales oncogenes todavía es un misterio. Nosotros hemos identificado un mecanismo que tiene la capacidad de activar estos oncogenes y de inducir el cáncer en melanoma”, ha añadido Supek.

Dicho esto, el científico ha comentado que uno de estos nuevos procesos de mutación es “bastante inusual” y es el más evidente en genes que se encuentran activos. Y es que, la reparación de ADN se centra especialmente en aquellas regiones donde es más necesario preservar la información genética.

Nuestros resultados sugieren que la exposición a carcinógenos, tales como grandes cantidades de alcohol, pueden desequilibrar la maquinaria de reparación y hacerla pasar de un modo de alta fidelidad y precisión, hacia un modo propenso a hacer errores. Ello hace disparar las tasas de mutación en las partes más importantes del genoma. Esta propensión al error del mecanismo de reparación genera un gran número de mutaciones y es probablemente una de las principales fuentes de mutaciones en las células humanas”, ha añadido el investigador Ben Lehner, profesor de investigación ICREA y jefe de grupo en la Unidad de Biología de Sistemas del EMBL-CRG.

Finalmente, el trabajo ha sugerido que uno de los efectos del alcohol, cuando se consume en grandes cantidades, es el incremento en el uso de la reparación de baja fidelidad del ADN y, de este modo, se incrementa también la tasa de mutaciones en las regiones más importantes del genoma. Este hallazgo ofrece una primera pista y deja entrever uno de los mecanismos por los que el alcohol puede contribuir al riesgo de cáncer, al igual que una alta exposición a la luz del sol o al tabaquismo.

El peligro de las nuevas drogas

Derivados de fertilizantes para el campo, como la mefedrona, también conocida como comida para cáctus, aromatizantes de productos de limpieza, drogas que prometen hacer volar. Son algunos de los ejemplos de las nuevas sustancias desconocidas hasta ahora que han irrumpido en España en el último año gracias a las facilidades que ofrece Internet para comprar estas sustancias al margen de la ley.

El Sistema Español de Alerta Temprana (SEAT), coordinado por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, “dispone de información contrastada sobre la circulación en el territorio nacional de una sustancia con efectos estimulantes, denominada ALFA-PVP (conocida como “Flakka”), cuyo consumo puede producir efectos graves para la salud, incluyendo intoxicaciones agudas e incluso la muerte. La forma de presentación más habitual de la ALFA-PVP en nuestro país es la de polvo de color blanco, aunque puede presentarse como polvo de color marrón o incluso negro, cápsulas conteniendo polvo, comprimidos sin logo o con él (“Lacoste”, “Playboy”, “Homer Simpson”u otros), líquido, o incluso en forma de gominolas de diferentes colores” podemos leer en la web del Plan Nacional sobre Drogas que señala que “hasta el momento, se ha identificado la presencia de ALFA-PVP en las Comunidades Autónomas de Baleares, Madrid, Andalucía, País Vasco, Galicia, Aragón y Comunidad Valenciana“.

De ahí que exista una enorme “preocupación desde el punto de vista de la salud porque son drogas que no han sido probadas, sus efectos son desconocidos, no se sabe que dosis pueden ser letales y además  el probela es el acceso a ellas a través de internet, deben saber que pueden comprar una sustancia con efectos totalmente distintos a los que creen que pueden ser un peligro, que preocupa mucho a nivel de población sobre todo escolar”.

NARCONON ESPAÑA

Mi nombre es Carmen. Tengo 53 años y os quiero contar mi historia porque seguramente pueda ayudar a mucha gente.

Yo era alcohólica, realmente llevaba muchos años bebiendo alcohol, no veía el problema ya que era algo muy social, pero realmente llego un momento en el que tenia la necesidad de beber , lo necesitaba para cualquier cosa, ya ni siquiera es que me fuera al bar para beber, realmente lo que hacia era beber en casa amargada, tirada en el sofá, bebía hasta quedarme inconsciente. Me daba igual mis hijos, mi casa, mi familia y todo. Os puedo asegurar que estaba totalmente sola y amargada.

Y así pasaban los días , los meses , los años, y yo sin reaccionar. Pensaba que la vida ya se había acabado para mi, que me daba igual morirme o vivir, me daba igual hasta mis hijos que lo único que hacia era alejarlos de mi. Todo el día borracha, tirada en el sofá, sola y sin esperanza de vida.

Un día acabe en el hospital, mi hígado había dicho basta, y me empece a meter en problemas. Sin embargo me dio igual y cuando salí volví a beber, ya no sabia hacer otra cosa.Y ahí empezó un calvario aun mayor. Entraba y salia del hospital, me hinchaba  llena de líquidos, mi hígado iba cada vez a peor y yo seguía bebiendo dándome igual el sufrimiento de mi familia. Acabe con cirrosis, los médicos ya me habían dicho que mi hígado ya estaba fastidiado, que mi única salvación era un trasplante de hígado , claro esta si dejaba de beber, sino me daban como dos meses de vida. Recuerdo que todo esto me lo dijeron en el hospital, mi hermana lloraba y sin pensarlo dos veces fue a Narconon a informarse de este programa, ya que ella lo conocía y le habían hablado muy bien de el. Aunque no las tenia todas conmigo ya que mi diagnostico era brutal, mi hermana decidió ingresarme en Narconon, aunque la esperanza de que saliera viva de aquella era mínima, lo intentaría. Lo mejor de todo fue lo sinceros que fueron con nosotros, pues nos dijeron que era un caso muy difícil, aun así mi hermana decidió intentarlo.

Salí del hospital, y directamente ingrese en Narconon Los Molinos. Lo primero que vi es la calidad de personas que trabajan allí, el cuidado que me dieron, eran maravillosos.

El primer mes básicamente fue para recuperarme físicamente, tomaba muchas vitaminas, todo natural que me mando la medico. Recuerdo que me me hicieron muchas ayudas que me aliviaban físicamente, empece a comer, a dormir, etc… Y recupere un montón. luego hice la sauna, despacito y poco a poco limpie mi cuerpo de todas las toxinas del alcohol y con la terapia vitaminica recupere mucho. deje de hincharme, mi cuerpo dejo de retener líquidos, comía como una lima, y podía andar bien, mi aspecto físico era increíble, me había quitado 10 años de encima.

Cuando termine el programa de sauna fui al especialista, me hicieron pruebas, y el medico se quedo alucinado, me dijo que algo de mi hígado se había regenerado y que había que ver y esperar porque a lo mejor recuperaba lo suficiente como para no tener que trasplantarlo.

Después hice el resto del programa, y descubrí el porque de haberme refugiado en la bebida, descubrí que la vida era muy bonita y que tenia tres hijos maravillosos por los que luchar, encontré sentido a mi existencia y que realmente podía ser feliz, que el alcohol me había anestesiado todas las emociones, lejos de ayudarme lo que hizo o fue apartarme del mundo real, apartarme de mis hijos, meterme en un pozo en el cual llegue a pensar que no había salida y Narconon me saco de ese pozo.

He de confesar que el programa me costo mas de lo habitual, necesite mas tiempo ya que mis condiciones físicas eran malisimas, pero ya me daba igual, había dedicado mas de 20 años de mi vida a destruirme y ya no tenia prisa por recuperarme.

De esto hace ya 3 años, salí de Narconon Los Molinos, volví a ver al medico, de hecho aun voy a revisiones, y me dijo que ya no necesitaba trasplante, que era un caso excepcional, que de alguna manera mi hígado había regenerado lo suficiente como para poder seguir con el, de los dos meses que me habían dado de vida, ya llevo tres años dando guerra, ….y lo que me queda porque se que aun puedo vivir muchos años mas, esta recuperación física ha sido gracias a las terapias naturales de Narconon. Luego lo mejor de todo es que ya no quiero beber mas, realmente le he cogido asco a beber, en Narconon me ayudaron a descubrir todas  mis posibilidades, me ayudaron a quererme a mi misma y a querer vivir.

Bueno espero haber podido ayudar a alguien, se puede salir del alcohol, se puede recuperar la vida independientemente de los años que tengas y de como estés, bueno os recomiendo que no lleguéis a los extremos que yo llegue porque me vi mas para allá que para acá.

Narconon Los Molinos creyó en mi, y es el mejor centro del mundo. Un abrazo a todo el staff, sois como ángeles y os querré toda mi vida

 

EFECTOS DEL ALCOHOL

El alcohol es parte de la cultura y de la forma de vida de muchas personas.

La gente bebe alcohol, es decir, bebidas alcohólicas, para relajarse, socializarse, con motivo de alguna celebración, además de por su sabor.

Imágen de efectos del alcohol

El reto para nuestra sociedad es llegar a un equilibrio entre el lugar que ocupa el alcohol en nuestra cultura y los riesgos para la salud asociados con beber en alcohol en exceso lo cual no es saludable si se realiza durante un largo período de tiempo.

Bebidas alcohólicas estándar

Una bebida alcohólica estándar contienen de media unos 10 gramos de alcohol puro. Los hoteles y los restaurantes suelen servir bebidas con alcohol en vasos o copas de tamaño estándar. El vino, sin embargo, se vende normalmente en cantidades de 140 ml o 200 ml. Las botellas que compramos para nuestro hogar no tienen un tamaño estándar. En las etiquetas de las botellas y latas de bebidas alcohólicas podemos ver la cantidad de bebida así como los grados de alcohol que tienen.

Efectos del consumo de alcohol

Cada persona responde de manera diferente al consumo de alcohol, por lo tanto, no es posible definir de forma genérica los efectos que puede tener el consumo de un cierto número de bebidas en una persona. La concentración de alcohol en sangre se puede utilizar como guía de cómo afecta una cantidad determinada de alcohol en el comportamiento.

Efectos a corto plazo

El alcohol empieza a afectar al cerebro durante los cinco minutos siguientes de haber sido consumido. Los picos de alcoholemia se muestran entre los 30 a 45 minutos después de haber consumido una bebida estándar. El consumo rápido de varias bebidas da como resultado una tasa de alcoholemia mayor porque el cuerpo sólo puede descomponer como máximo una bebida estándar por hora.

Los efectos del alcohol varían dependiendo de varios factores, entre los que se incluyen:

  • Tipo y cantidad de alcohol consumido.
  • La edad, el peso y el género de la persona que lo consume.
  • El estado físico de la persona.
  • Si hay alimentos en el estómago.
  • El momento de beber.
  • La situación en la que se bebe
  • El estado de salud mental
  • Otras condiciones de salud que empeoran por el consumo de alcohol.

Los riesgos de la intoxicación etílica

La intoxicación es la causa más común de los problemas relacionados con el alcohol, dando lugar a lesiones y muertes prematuras. Como resultado, dos tercios de los intoxicados acaban perdiendo la vida. El alcohol es responsable del:

  • 30% de los accidentes de tráfico.
  • 44% de las quemaduras.
  • 34% de las caídas y ahogamientos.
  • 16% de los casos de abuso infantil.
  • 12% de los suicidios.
  • 10% de los accidentes industriales.

Además de las muertes, hay otros efectos a corto plazo, como la enfermedad y la pérdida de la productividad en el trabajo (por ejemplo, las resacas, las infracciones de tráfico). Además, el alcohol contribuye a una conducta delictiva.

Efectos a largo plazo del consumo de alcohol

A largo plazo el consumo excesivo de alcohol está asociado con:

  • Daños en el corazón.
  • Alta presión arterial y riesgo de infarto.
  • Enfermedad del hígado.
  • Varios tipos de cáncer del sistema digestivo.
  • Otros trastornos del sistema digestivo (por ejemplo, las úlceras de estómago).
  • Impotencia y disminución de la fertilidad.
  • Aumento del riesgo de cáncer de mama.
  • Dificultades para dormir.
  • Daños cerebrales y cambios de humor y personalidad.
  • Problemas de concentración y de memoria.
  • Condiciones relacionadas con la nutrición.
  • Riesgos para el feto.

Además de los problemas de salud, el alcohol también tiene un impacto en las relaciones sociales y personales, las finanzas, el trabajo que puede derivar en problemas legales.

La tolerancia al alcohol y su dependencia

Las personas pueden desarrollar tolerancia y dependencia a diferentes sustancias. La tolerancia significa que se sienten menos los efectos que antes sentían con la misma cantidad de alcohol. La dependencia significa que el alcohol se convierte en el centro de su vida y continúan bebiendo a pesar de ser conscientes de los daños causados por ese consumo. Los dependientes del alcohol se pasan gran parte del tiempo pensando en el alcohol, su obtención, consumición y recuperación de sus efectos. Estas personas tendrán dificultades en dejar de beber o en controlar la cantidad consumida.

Combatir el alcoholismo

La persona que tiene una dependencia física del alcohol experimenta síntomas de abstinencia cuando deja de beber o reduce sustancialmente su consumo. Los síntomas comienzan generalmente entre las 6 y las 24 horas después de la última copa. Los síntomas duran unos cinco días e incluyen:

  • Temblores.
  • Náuseas y vómitos.
  • Ansiedad y nerviosismo.
  • Depresión.
  • Sudoración.
  • Dolor de cabeza.
  • Dificultad para dormir (puede durar varias semanas).

La abstinencia del alcohol puede ser muy peligrosa. En las personas que beben más de ocho bebidas estándar por día se recomienda discutir la decisión de dejar de beber con un médico con la finalidad de establecer la necesidad de un tratamiento para prevenir complicaciones posteriores.

Alcoholismo en Narconon Los Molinos

El alcoholismo es una enfermedad tratable y existen muchos programas de tratamiento y enfoques que están disponibles para apoyar a los alcohólicos que han decidido solicitar ayuda para su rehabilitación.

Independientemente de cómo se diagnostica a un paciente que es dependiente del alcohol o la forma en que se dio cuenta de que tiene un serio problema de alcoholismo, siempre el primer paso del tratamiento es un deseo sincero de buscar ayuda. Los alcohólicos que son presionados socialmente o son forzados a renunciar al alcohol por otras circunstancias rara vez tienen éxito a largo plazo.

Imágen de tratamiento del alcoholismo

Incluso la mayoría de los alcohólicos que buscan ayuda por su propia voluntad tienen al menos una recaída antes de dejar el alcohol definitivamente.

El síndrome de abstinencia

Casi todos los alcohólicos que han sido diagnosticados crónicos, experimentan síntomas de abstinencia cuando dejan de beber de repente. Estos síntomas pueden variar desde leves molestias al delirium tremens, que puede llegar a amenazar su vida. Los síntomas pueden incluir confusión, alucinaciones, convulsiones, inestabilidad autonómica y muerte. Los bebedores que deciden dejar de beber deben buscar asistencia médica en antes de nada.

Aproximadamente el 95% de los alcohólicos que experimentan síntomas leves o moderados de abstinencia pueden ser tratados por médicos de atención ambulatoria, el cinco por ciento restante experimenta graves síntomas que deben ser tratados en un hospital o un centro especializado en desintoxicación.

El tratamiento en un centro de desintoxicación, proporciona un ambiente controlado y la estrecha vigilancia de los signos vitales y los síntomas de abstinencia en los pacientes. En algunos casos, el tratamiento de desintoxicación también puede incluir la administración de benzodiacepinas (tranquilizantes como el Valium, Librium, Ativan o Serax).

Instituciones para el tratamiento del alcoholismo

El proceso de desintoxicación dura de tres a siete días. Sin embargo para el alcohólico su dependencia al alcohol es sobretodo psicológica, no solo física o química. El siguiente objetivo de la desintoxicación es evitar una recaída en el consumo excesivo de alcohol.

Hay miles de instalaciones que ofrecen rehabilitación y servicios de tratamiento para el alcoholismo y la drogadicción. Los servicios ofrecidos van desde la hospitalización residencial a corto plazo al asesoramiento del paciente hasta la terapia a largo plazo. El objetivo de estas instalaciones es ayudar al alcohólico a aprender a mantenerse sobrio y a resistir la tentación de beber. Narconon Los Molinos, esta ofreciendo en estos momentos unas de las mejores intalaciones para la desintoxicaicon del alcoholismo.

http://www.dejarlasdrogas.org