EL POZO DE LAS DROGAS

EL POZO DE LAS DROGAS

Soy un muchacho de 27 años, y me dirijo a todos los jóvenes  para enviaros un mensaje de como es el mundo de las drogas.

Hay que quitarse de la cabeza que las drogas son para divertirse, eso ocurre al principio, pero con el paso del tiempo esa diversión se convierte en amargura tristeza y un caos total en el que arrastrar nuestras vidas y la de todos los que nos rodean.

 

Empezamos a beber en exceso y nos juntamos con gente que    no nos conviene, porque sus acciones evidencian que son peligrosas y poco éticas. Después de eso, uno cae en el pozo oscuro y negro del mundo de la droga y llega un momento en el que ya hemos echado a perder nuestras vidas, no tenemos ilusión por vivir y para nosotros no existe ya nada mas que la droga. Llegados a este punto no apreciamos nada de lo que tenemos alrededor. Por eso quiero pediros que cuando veáis que os estáis  metiendo en este mundo desastroso, aunque sea simplemente por tener tentaciones de consumir drogas, habléis con vuestros padres y pidáis información y ayuda , mis padres llamaron al 91 855 03 86  y al día siguiente  ya estaba ingresado en Los Molinos.

 

Asimismo ,quiero pedir mis mas sinceras disculpas a mi padre , madre ,tíos, primos, suegra, cuñadas ,mujer, e, hija, que han tenido que sufrir las consecuencias de mi dependencia a esta basura y a los cuales todavía tengo a mi lado .Os quiero mucho a todos y os agradezco vuestro apoyo.

Los artífices de que hoy este bien y sea una persona nueva ,con ilusión por vivir, honrado y seguro de mi mismo, son el equipo de profesionales de NARCONON LOS MOLINOS, de Madrid, que con sus técnicas salvan vidas y devuelven la ilusión a las personas que por culpa de las drogas, la han perdido. Un abrazo muy fuerte a todas ellas.

 

 

Un saludo

José Vicente

Anuncios

Hola Chavales

            Los Molinos, 24 de marzo de 2006

¡Hola Chavales!

Quiero que sepáis que yo era de los “mejores” en el colegio. Hacía mejor que nadie las pellas, sabía pegar una trola mejor que nadie. Copiaba en los exámenes como ninguno y, por supuesto, era el tío indicado para conseguir cualquier tipo de droga.

Era el “mejor”. No había fiesta que no acudiera, que no probara un porrito o dos. Siempre dispuesto a ser el que más bebía y más probaba drogas nuevas.

Todo esto, ahora que lo veo desde mi centro de rehabilitación, me ha hecho ver lo poco que he aprovechado el tiempo. Que me he dejado llevar por ideas poco claras, porque aunque no os lo creáis, en cuanto pruebas las drogas e insistas con ellas es que no tienes claras las cosas. No eres más guay por meterte más droga. El que verdaderamente rompe la pana es el que sabe decir NO, el que se mantiene fuera de ellas y sabe aconsejar a sus amigos que no lo hagan.

Realmente yo me he tenido que dar cuenta cuando ya era tarde; y no pasó mucho tiempo desde cuando empecé, a cuando me vi atrapado.

Dedicar vuestro tiempo a hacer cosas chachis. El deporte y los estudios, algo que os aburre porque es la rutina de todos los días, no veáis como se hecha en falta cuando ha pasado tu momento y lo has desperdiciado, nada más que pensando en el fin de semana, o en la hora de la salida para ir al parque o a los recreativos a tomarse la litrona o los putos porros. Que os digan lo que quieran, pero eso no es ser el mejor; eso es una mierda.

Antonio