FINALIZACION DEL PROGRAMA EN NARCONON LOS MOLINOS

Parece que fue ayer cuando llegue a Narconon. Llegué desorientado y sin saber lo que hacia en mi vida, solo me preocupaba por mi y por drogarme todos los días, sin importarme los demás. Ahora han pasado 7 meses, miro para atrás cuando entré el primer día en el despacho de Merche y me veo un grandísimo cambio, no solo físico sino también mental . Me veo muy cambiado, con las ideas muy claras respecto a las drogas. aquí he aprendido unos valores que los tenía totalmente olvidados, los cuales hora tengo que poner en práctica para poder llevar una vida totalmente nueva sin drogas y quitarme también los lastres que he arrastrado toda mi vida. Se que no va a ser fácil, pero una cosa tengo clara: es que no quiero más esa vida, que solo me ha traído problemas y disgustos para mi y mi familia. La verdad es que he tenido momento bajos en los que he querido tirar la toalla y se que he puesto mucho de mi parte, pero sin la ayuda del personal de Narconon y de mi familia hubiera sido imposible. Os doy aquí las gracias a todos, y se que a partir de hoy empieza una nueva vida para mi y todos los que me rodean, y se y espero no fallarlos como en otras ocasiones, ya que estoy cansado de la vida que he llevado y afronto esta nueva con muchas ganas e ilusión.

Paco ( Madrid)

Anuncios

TERMINACION DEL PROGRAMA NARCONON

Bueno llegó el final de mi programa. Han sido 5 meses y medio de lucha, llantos. de disgustos, de risas, etc.

Cuando entré tenia todo perdido, me iban a quitar a mi hija, mis padres me iban a echar de casa, mi vida era un caos total. Poco a poco lo he ido recuperando, con mucho esfuerzo y sacrificio, y hoy puedo decir que he vuelto ha nacer. Mi familia esta orgullosa de mi y lo más importante es que me han apoyado en todo.

También quiero dar las gracias al equipo de Narconon Los Molinos por centrarme en la vida y hacer un buen trabajo conmigo.

Gracias.  Fran

LA DROGA NO ES UN JUEGO

LA DROGA NO ES UN JUEGO

.
Les mando estas letras por si estimaran que con mi testimonio pudiera ayudar a alguien
gracias por su tiempo.

Mi nombre es Juan Carlos Fernández con 14 años me fume mi primer porro, como un juego de niños, en el barrio lo llamábamos el cigarrillo de la risa.
Pase seis años de mi vida fumando porros, hasta que decidí con 18 años irme a Marruecos de allí volví con un problema añadido con el alcohol .
Me dedique a vivir la vida loca, aprovechándome de mi familia, las discusiones familiares cada día eran más comunes, todos intentaban ayudarme e incluso se sentían culpables de mi condición.
Al cabo de los años conocí a un tipo que traficaba y me presento a la “dama negra”
(heroína) , la primera vez que la consumí me puse malísimo, mucho calor, me sentí fatal, al día siguiente yo iba a buscarle a el para seguir.
Comencé consumiendo 1000 pts de heroína al día, sin olvidar el hachis y el whisky
y en cuestión de tres meses se había convertido en medio gramo diario.
Mi cuerpo tardo poco en asimilar esta cantidad y pedirme más, como mi familia era
pudiente mi consumo subió a 22.000 pts al día.
En este punto dejo de tener importancia todo , familia, amigos e incluso mi propia integridad personal.
Comenzaron a cerrarse todas las puertas familiares, camellos, etc…….. me conseguí una pistola y me dedique a atracar gasolineras y supermercados por fin un día caí en manos de la policía y el juez dictamino que tenia que ir a prisión o ingresarme en un centro, estuve tres días en calabozo pasando mono esa misma noche mi madre desesperada marco el 91 8550386 sin saber que en ese momento acabaría la mayor de sus desdichas y tantos años de sufrimiento.
Mi familia me ingreso en un centro en la sierra de Madrid “Los Molinos”, de esto hace
ya más de 15 años , no os voy a decir que no me costo de nuevo recuperar la honestidad,
las ganas de vivir y de luchar por mi y por mi familia era como intentar subir por un tobogán resbaladizo por el que llevaba años bajando en picado.
Conseguí un nivel tan alto de ética que me dedique a crear, mi propia familia, mi empresa, y a recuperar honradamente todos los años perdidos.
Mi más inmenso agradecimiento primero a toda mi familia y por supuesto a todos esos
profesionales que me recogieron como una escoria y supieron reconstruir todo lo bueno
que hay en mi.

JUAN CARLOS

MIS PROBLEMAS CON EL ALCOHOL

Los Molinos, 17 de Mayo de 2006

Soy una persona que siempre ha tenido problemas con el alcohol y vicio con las mujeres.

Escribo este testimonio para que sirva de ejemplo a muchos jóvenes de hoy en día y no sean promiscuos como yo y sean fieles a sus parejas, porque el ser promiscuo acarrea muchos problemas como coger enfermedades venéreas, como la sífilis, ladillas o lo que es peor el sida. Y llega un momento que uno se queda más solo que la una.

Que no hay cosa más bonita y llena de satisfacción que tener una sola mujer a quien querer, respetarla y vivir junto a ella y tener hijos sanos y envejecer junto a ella.

No sólo utilizar a una mujer con fines de placer o desahogamiento sexual, sino que son personas y como tal tienen corazón y hay que respetarlas y cuidarlas como ellas se merecen.

Llevo 10 meses en un Centro de Rehabilitación y la semana que viene ya acabo mi rehabilitación. En este tiempo me he dado cuenta de mil mal proceder hacia las mujeres y conducta hacia ellas, pero de aquí en adelante, mi proceder hacia ellas será diferente y de forma correcta.

Me he dado cuenta de mis errores y hoy en día solamente quiero tener una mujer a mi lado, para quererla, amarla y cuidarla y serle fiel y envejecer a su lado.

Espero que este testimonio sirva para muchos jóvenes, para que no cometan el mismo error que yo y eviten así muchos sufrimientos tanto para él como para ellas.
Que así sea,

JOSÉ MARTIN

POR TI

“POR TI”

Quiero Con mi testimonio ayudaros a entender y comprender, como yo lo he hecho, el infierno en el que se vive sumergida en el mundo del ALCOHOL.

Me presento, soy Ana, y hoy afortunadamente puedo hablar “desde el otro lado”, el lado de la vida, la vida sin alcohol.

Yo comencé a beber sobre los 20 años, con las amigas los fines de semana, algo muy común, y que al cabo de los años eso se convirtió en un problema. Me atrapó, me enredó entre sus sensaciones, tapaba lo que no quería ver, lo que no quería afrontar, lo que no quería sentir, en definitiva me iba quitando poco a poco mi vida y el derecho a vivirla.

Recibí al alcohol como un amigo, un aliado que me ayudaba en los momentos o situaciones difíciles, que me hacía sentir bien, que me daba fuerzas. Nada más allá de la realidad, eso sólo es una máscara, un disfraz que nos confunde, que nos engaña. Después de una borrachera todo eso que no afrontas, que tapas, tu timidez, siguen ahí, no se han ido y al igual que te ha dado fuerza, luego te la quita.

Poco a poco, sin darme cuenta, cada vez necesitaba con más frecuencia el alcohol, dependía más de él. Yo me engañaba, yo decía que lo controlaba, que yo llevaba las riendas, pero en realidad era él el que me manejaba a mí, a mi vida.

Pasaban los años, había temporadas que controlaba que no bebía, pero luego siempre terminaba volviendo a beber, terminaba de nuevo en sus brazos.

Me casé y tuve una hija, me propuse que por ella no volvería a beber, que ella no se merecía una madre así, que no se merecía vivir eso, pero no fue así, tan sólo duró un año y otra vez me vi atrapada por él y sus mentiras disfrazadas de verdad.
Han ido pasando los años, los he ido perdiendo, desaprovechando, porque cuando vives con alcohol pierdes todo lo demás, sólo tienes eso, y si no te das cuenta a tiempo de ello, te quedarás sólo con él, penderás todo lo demás, tu familia, tus amigos, tu trabajo, tus pertenencias y sobre todo te perderás a ti, a tu vida, y podéis creerme que no merece la pena, ahora lo sé.

Estuve yendo a psiquiatras, quería poner una solución definitiva, pero no consiguieron ayudarme a solucionar el problema, sólo lo tapaban las pastillas, que cuando dejaba de tomar me llevaban otra vez al punto de partida, el alcohol.

Gracias a mi familia que encontraron este centro, NARCONON,y tomé una de las decisiones más importantes y acertadas de mi vida, venir a él. Aquí he aprendido a dejar el alcohol, a vivir, y me siento muy satisfecha y orgullosa de ello. Confío en que mi testimonio pueda ayudar, pueda hacer ver la luz, a cualquier persona que se encuentre atrapada en este mundo, que hay solución si tú la quieres, está en ti.

Un saludo. ANA

EL INFIERNO DE LAS DROGAS

EL INFIERNO DE LAS DROGAS

Mi nombre es Juan Antonio, soy una persona que ha logrado salir del infierno de

las drogas, por suerte no el único, me gustaría que mi experiencia sirviese para ayudar

a otras personas que siguen atrapadas en ese mundo, les pediría que luchen para volver

a vivir y que no pierdan la esperanza tanto ellos como sus familias.

Empecé a tontear con las drogas muy joven, con 13 años, al principio me resultaban divertidas, me hacían sentir bien, seguro de mi mismo, no tarde mucho tiempo en empezar a subir escalones, probando todo tipo de drogas, “cuantas más mejor”, llego un momento que nunca estaba satisfecho.

Me metí en todo tipo de problemas a nivel personal, familiar, de justicia y de trabajo,

todo empezó a ir fatal en cualquier área de mi vida, ya nada me llenaba , mas que los

ratos de colocon tomando drogas, no sabia ni divertirme ni vivir sin ellas, CASI PIERDO LA VIDA en varias ocasiones.

Con mi familia intentaba disimular lo in disimulable, nunca lo quería reconocer, me veía controlando y no creía ser un adicto.

Llego un punto en que no solo tuve que reconocerlo si no lo más duro fue pedir ayuda después de intentar dejarlo yo solo con varios tratamientos “milagrosos”, me aislé,

acudí al doctor tal y al doctor pascual que me prometían curas en 15 días, llegué a aislarme en un pantano, pero todos los resultados eran negativos estaba cada vez peor,

era llegar a casa y continuar con la rutina y con la agonía lenta.

Era una persona con un grado de confianza tan baja, Ya llevaba 15 años de mi vida consumiendo y la esperanza era tan poca, después de tantos fracasos pensé que no había salida; ingrese en un centro en la sierra de Madrid  en unos meses me enseñaron que el verdadero problema no es la droga si no por que se toma, aprendí a solucionar mis problemas no a esconderme de ellos, no fue fácil, pero sin esta ayuda hoy estoy convencido de que no lo habría logrado, pues había creado otra personalidad que no era yo realmente.

Hoy hace 4 años de esto y puedo contarlo como una anécdota, nunca dejare de estar agradecido al personal de ese gran centro Los Molinos y a todos sus especialistas,

si alguien se encontrara en un problema similar marcar el 91 855 3515  a mi me salvaron la vida.

Ahora soy un muchacho de 36 años, feliz y capaz de seguir viviendo.

Gracias Juan Antonio