Las Drogas

Hola me llamo Fernando Ramos Mora y tengo 39 años, soy “cocainómano” desde los 18 años mi vida estaba hundida, me he separado, casi me he arruinado, me afectaban todos los juegos y vicios de la calle.

Cuando llegue aquí, a Narconon los Molinos, no pensaba que mi vida podría dar un cambio. Me dijeron que yo me curaría sin tomar ni una pastilla, y pensé que estaban locos.

Pasaron los días y fui recuperando la estima, no me acordaba de la “coca” y me parecía raro, tan solo, iba a un curso y me sentaba en una silla y hacia una serie de ejercicios pero todo funcionaba, luego pasé a una sauna donde sudé hasta la última partícula de droga que había en mi cuerpo, y de aquí a otro paso más, y luego otro y por fin llego mi día, el día que sentí que ya no era “cocainómano” ya no dependía de una sustancia había salido del pozo más profundo sin enterarme, había recuperado mi vida y la de mi familia porque las drogas no solo nos joden la vida a uno mismo, sino que lo hacen con todos los que nos rodean y más queremos. Hoy soy un hombre y un padre feliz.

Fernando Ramos Mora

Anuncios

Hola Chavales

            Los Molinos, 24 de marzo de 2006

¡Hola Chavales!

Quiero que sepáis que yo era de los “mejores” en el colegio. Hacía mejor que nadie las pellas, sabía pegar una trola mejor que nadie. Copiaba en los exámenes como ninguno y, por supuesto, era el tío indicado para conseguir cualquier tipo de droga.

Era el “mejor”. No había fiesta que no acudiera, que no probara un porrito o dos. Siempre dispuesto a ser el que más bebía y más probaba drogas nuevas.

Todo esto, ahora que lo veo desde mi centro de rehabilitación, me ha hecho ver lo poco que he aprovechado el tiempo. Que me he dejado llevar por ideas poco claras, porque aunque no os lo creáis, en cuanto pruebas las drogas e insistas con ellas es que no tienes claras las cosas. No eres más guay por meterte más droga. El que verdaderamente rompe la pana es el que sabe decir NO, el que se mantiene fuera de ellas y sabe aconsejar a sus amigos que no lo hagan.

Realmente yo me he tenido que dar cuenta cuando ya era tarde; y no pasó mucho tiempo desde cuando empecé, a cuando me vi atrapado.

Dedicar vuestro tiempo a hacer cosas chachis. El deporte y los estudios, algo que os aburre porque es la rutina de todos los días, no veáis como se hecha en falta cuando ha pasado tu momento y lo has desperdiciado, nada más que pensando en el fin de semana, o en la hora de la salida para ir al parque o a los recreativos a tomarse la litrona o los putos porros. Que os digan lo que quieran, pero eso no es ser el mejor; eso es una mierda.

Antonio